Puigdemont no quiere la independencia de Cataluña

Incrédulo ante lo que lleva ocurriendo en los últimos meses y días en Cataluña. Las falsedades y manipulaciones del Govern han sido acogidas como dogmas por los seguidores de Puigdemont y Junqueras, y pretenden que el resto de ciudadanos, que afortunadamente no sufrimos la manipulación mediática y social que se vive en Cataluña, veamos el mundo como ellos lo hacen. Van a continuación varias reflexiones sobre las afirmaciones que no sostienen una simple argumentación.

Los líderes catalanes que dirigen la Generalitat no desean la independencia. Si desearan una independencia real, seria, basada en argumentos sólidos, habrían hecho exactamente lo contrario de lo que están haciendo. Pasan por encima de la Constitución, del Estatut, del Parlament. Desoyen las recomendaciones de la Convención de Viena, animan a la gente a votar en un referéndum ilegal, utilizan a los Mossos como policía política… ¿De verdad que quieren que alguien los tome en serio? Si alguien quiere, por ejemplo, que no le echen de su trabajo, llegará puntual, desempeñará sus tareas tal y como le han sido asignadas, respetará a sus compañeros y jefes. Si hiciera todo lo contrario y a la vez afirmase que lo que más desea es mantener su trabajo a toda costa, ¿alguien lo creería?

No quieren la independencia porque no han explicado cómo lo harán. Qué pasará al día siguiente de su proclamación, de dónde obtendrán los recursos para sostenerse, cómo lidiaran con su salida automática de la UE. No han explicado nada de eso a la población, a la que han animado a votar por la independencia sin que nadie sepa qué les ocurrirá al día siguiente, qué sucederá con los jueces, qué consecuencias tendrán sobre ellos las decisiones que España adopte sobre Cataluña en respuesta a su independencia unilateral, etc.

Además, afirman que seguirán formando parte de la UE cuando los tratados europeos y los propios mandatarios de la Unión no han hecho más que repetir que se quedarían fuera. Es más, los líderes catalanes afirman que seguirán formando parte del club europeo a pesar de que ese mismo club les niega cualquier tipo de reconocimiento, con lo que deberían tildar de dictadores también a la UE (que es lo mismo que dicen del Gobierno español), así como a los demás países que tampoco les reconocen un derecho de autodeterminación como Francia, Alemania o Italia. ¿No deberían llamar dictaduras compinchadas con Rajoy a todas para ser consecuentes? ¿Y no es una contradicción querer formar parte de ella, que te niega tu derecho secesionista?

La última llamada a la mediación en el discurso de Puigdemont no es la muestra de que están al borde de un precipicio al que no desean lanzarse. Si no, ¿por qué esa llamada, casi desesperada, a que alguien medie? ¿No deberían declarar la DUI ya, como han prometido? ¿A qué resultados del referéndum dice que esperan si ya lo dio él mismo por ganado antes incluso del recuento oficial?

Desentierran a Franco

Además, los nacionalistas han desenterrado a Franco en los últimos meses como fantasma que echar a la cara del PP. Hablan como si llevaran desde la dictadura hasta el día de hoy, sin solución de continuidad, bajo el yugo franquista. Como si ellos fueran los únicos españoles que hubiesen sufrido la represión del caudillo. Por otro lado, desde finales de los 70 y hasta la primera década de este siglo, los independentistas catalanes eran franca minoría en Cataluña. No existía ese afán independentista irrefrenable. De repente, a partir de 2012 empiezan a hablar de independencia, del histórico agravio hacia Cataluña, y obvian los más de 30 años en los que no tuvieron ningún problema con España. Aprobaron la Constitución y Estatutos de Autonomía y participaron en votaciones europeas como cualquier español más. Pero a los nacionalistas les hacía falta dotar de un elemento sentimental que calara en un sector de la población catalana, proclive al victimismo. Es entonces cuando hay que uniformar el discurso de que Franco sigue entre nosotros, y de que vive encarnado en el PP. Una señora lo decía con lágrimas en los ojos a pie de urna en uno de los colegios electorales del referéndum ilegal del 1-0: “Es que llevamos muchos años sufriendo la represión”. Y se quedó tan ancha.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s