A Oslo también llega el verano (o casi)

En medio del frío, un nada abrasador calor de 15 grados reclama su espacio y hace lo que no está escrito por derretir a duras penas la nieve que fabricó el invierno. Oslo enseña de junio a septiembre una piel que se esconde los restantes nueve meses del año bajo un pesado, implacable y deslumbrante blanco polar. Sol que no quema y que ilumina un recorrido por una ciudad asentada entre fiordos y montañas en la que se reproducen restaurantes de categoría -varios de ellos con estrellas Michelín-, y una Ópera de cristal y mármol que asemeja a un enorme iceberg emergiendo del penetrante azul marino (o lo que se llama adaptarse al entorno).

La Ópera de Oslo con sus techos paseables.

La vida detenida

Contemplar y meditar observando la vida en modo pause. La adolescencia, la vejez y hasta la muerte para mirarla a los ojos en el parque Vigeland, en el que más de 200 esculturas de este artista muestran todas las etapas de la existencia humana. Mejor quedarse con la del enamoramiento a la vez que se disfruta de un picnic junto a los cientos de noruegos que llevan haciendo lo mismo aquí durante toda la vida, y no digamos los fines de semana.

Es el inicio de un viaje a este territorio septentrional en el que los iconos más reconocibles del pueblo vikingo, sus embarcaciones, se exhiben en un museo de nombre nada rebuscado: museo de los Barcos Vikingos. De eso trata, por lo que la frugal visita da para acercarse luego al Kon-Tiki. Thor Heyerdal, explorador que acabó retirándose en Tenerife, probó que era posible unir la Polinesia y Sudamérica, y con ello la conexión entre estos pueblos. Aquí se conserva su claustrofóbica balsa como recuerdo de semejante hazaña de 7.000 salados, húmedos y mareantes kilómetros de recorrido.

Embarcación vikinga.

Cuernos de diseño

Nada que envidiar a los vecinos suecos que inventaron Ikea. En la república independiente de la monarquía noruega de Mette-Marit también se impone el diseño. Impregnarse de él es el equivalente a alojarse en el hotel First Grims Grenka. Inspiración glaciar, cuernos de ciervo que ejercen de originales y puntiagudas lámparas, y runas (símbolos vikingos utilizados como método de adivinación) para pasar el rato tratando de descifrarlos si el insomnio acompaña aunque uno no quiera.

Con los pies sobre el tejado, la Ópera de Oslo muestra una foto cúpulas punteadas a modo de pequeños alfileres en el perfil de una ciudad acotada por el verde intenso de las colinas que la circundan y que aparentan esforzarse en contenerla. En el interior del edificio, madera y cristal se funden para rematar una construcción que en los breves tres años transcurridos desde que se abrió a Noruega y al mundo se ha apoderado ya del orgulloso corazón de sus habitantes.

Trampolín hacia el cielo

Experimentar Oslo en sus inmediaciones es visitar uno de los vertiginosos trampolines que se utilizan para las competiciones de esta modalidad en invierno. Está en el museo de esquí Holmenkollen, que permite imaginarse a los valientes lanzándose a toda velocidad por una rampa sobrecogedora cuyo extremo se curva ligeramente hacia arriba para aprovechar el último impulso. Aunque sin posibilidad de hacerse daño en un simulador que garantiza el 100% de la experiencia con el 0% de riesgo; sentado tras la pantalla no existe el miedo.

Después del ajetreo, un almuerzo revitalizante a base de delicias como el rape ravioli a la naranja con nueces de macadamia, especialidad del restaurante Cru, uno de los cinco de la ciudad con estrella Michelín. Locales de postín en los que, una vez satisfecha la gula, adentrarse en la bulliciosa y comercial zona de Grünerløkka, donde Oslo despliega toda su bohemia y ganas de divertirse en animados locales hasta bien tarde, mientras fuera pena en vigilia el sol de medianoche.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s